Las conferencias TED se han convertido, en muy poco tiempo, en un símbolo de nuestro tiempo. Un formato, unas limitaciones de tiempo para el ponente y una actitud radical de divulgación mezclada con innovación son los simples ingredientes del éxito de estas conferencias.

Cuando Joaquín me preguntó si quería ayudar a montar TEDxSevilla, apenas dudé. Es el tipo de cosas que hacen falta en mi ciudad.

(Mi secreto inconfesable es que, en realidad, yo quisiera llegar a ser algún día “conferenciante TED”. Si no puedo serlo, por lo menos ayudo a otros a serlo 😉 )

Una de las charlas que más éxito ha tenido fue la de Sir Ken Robinson: